La práctica artística de Sean se centra en tres componentes principales. El primero se basa en el uso de material reciclado, centrándose en temas de desplazamiento y sostenibilidad. Una serie de exposiciones fueron articuladas utilizando materiales desechados de renovaciones de viviendas, demoliciones de garajes y restos de construcción. El segundo complementa este trabajo y son estudios fotográficos que examinan las huellas humanas en la naturaleza y la documentación de los restos del bosque urbano. El tercero es su trabajo con encargos públicos bien como artista o como coordinador. El proyecto más reciente en esta aspecto ha sido un proyecto patrimonial para que la ciudad de Regina para reemplazar los doce surtidores con forma de ranas desaparecidos en el Regina’s Confederation Park. Este proyecto se llevó a cabo con el trabajo y la colaboración de cuatro estudiantes muy brillantes. Cada vez más, este último elemento del trabajo de Sean se ha cruzado con su práctica docente, donde hacer y enseñar se han convertido en experiencias colaborativas.

Mientras trabajaba en el Black Creek Historical Village en North York, Ontario, me encontré con varias referencias a las prácticas agrícolas de los primeros colonos cuando los europeos hicieron por vez primera el viaje a “Norte América” . Cuando llegaron por primera vez, se encontraron con un bosque de hoja ancha tan vasto que se extendía desde (aproximadamente) Barrie, Ontario hasta Mississippi sin interrupciones. Los árboles de viejo crecimiento en este bosque eran tan grandes que los colonos no pudieron talarlos. Como resultado, para establecer sus granjas y granjas, los troncos de los árboles fueron ceñidos para matar sus copas.

El ceñido es un proceso consistente en quitar la corteza de un árbol hasta llegar al cambium en un anillo alrededor de la circunferencia del tronco. Esto priva a la copa de nutrientes al interrumpir el flujo desde las raíces. Sin hojas, los granjeros eran libres de plantar sus cultivos alimenticios alrededor de los árboles. La ironía de esta práctica es que el suelo que había sido rico pronto se agotó debido a la interrupción del ciclo (los árboles ya no dejaban caer las hojas para fertilizar el suelo) y los colonos comenzaron a moverse lentamente despejando el bosque a medida que avanzaban.

Mientras crecía en el sur de Ontario, me encontré con algunos remanentes de este bosque de crecimiento antiguo, diseminado por áreas suburbanas, cementerios y parques y reservas, ocultos poco conocidos. Durante varios veranos volví a muchos de estos bosques para documentarlos. Algunos de los árboles tienen más de 500 años, algunos tienen un segundo crecimiento y tienen entre 200 y 300 años. El árbol más grande, antiguo y famoso de esta serie se conoce como Comfort Maple, tiene una circunferencia de seis metros y medio, y tiene más de 550 años.

La intención de capturar la circunferencia del árbol e imprimir fotografías panorámicas en franjas de cuarenta y tres centímetros de ancho es reconocer y recuperar en parte ese espacio perdido, esa historia y la herencia perdidas de ese bosque de hojas anchas, con la esperanza de permitir a estos amables gigantes tener una voz.

Video