brook & black es un colectivo artístico que combina técnicas enraizadas en la práctica de las bellas artes: instalación, sonido, video, grabado, fotografía y escultura. A partir de un proceso de investigación y experimentación, trabajamos con objetos construidos y encontrados, luz y sonido para involucrar al espectador a través de la intervención en la estructura del espacio. Esto puede conducir a trabajos realizados en respuesta a un lugar, donde el lugar puede ser exterior, o ubicado dentro de un edificio, en su estructura o en ocasiones en la ubicación sugerida dentro de una pintura histórica. En el trabajo de brook & black pueden rastrearse varios temas centrales: las capas de experiencia humana dentro del espacio estructurado o construido; la memoria y el paso del tiempo; la fluidez y los aspectos generativos del agua; la fuerza expresiva y aún sorprendente de la luz y la sombra.

La naturaleza de la temporalidad que se encuentra en el entorno digital, que converge con el sentido del tiempo y la reflexión que ofrece la línea dibujada o el gesto pintado, sugiere cómo nuestra propia fisicidad se equilibra entre dos estados. Oscilamos entre lo digital y lo físico, entre lo transitorio y lo permanente. Estos se hacen eco de lo que es público y lo que es privado; donde la experiencia adquiere forma mediante algo que podríamos ver como la furia del mundo exterior en contraste con lo que vemos como cotidiano.

Nuestra experiencia humana está cada vez más mediada por la tecnología hasta el punto de que ahora tenemos vidas en línea y fuera de línea, perfiles de avatares y personalidades. Mientras que las tecnologías creativas más antiguas y lentas nos acercaban más al proceso de un presente físico; frente a una pantalla u ordenador portátil, nuestros pensamientos se proyectan en un espacio sin cuerpo, infinito, de imágenes y eventos que cambian sin cesar. La ansiedad existencial que resulta de nuestros intentos de reconciliar estos dos modos de vida apenas comienza a sentirse. Por ejemplo, con el elevado número de trastornos de salud mental en los jóvenes y la sensación de enajenamiento de muchas personas mayores.

Este trabajo aborda el encuentro de estas dos realidades, proyectadas una contra la otra en el espacio de la galería. La primera proyección de vídeo es un dibujo de un lugar, una imagen fija hecha con tinta y papel, una línea de pensamiento. Es el resultado de la contemplación, la observación y una conclusión extraída de un período de concentración prolongada. La segunda proyección es de seis secuencias de vídeo de seis viajes, obtenidos de forma casi aleatoria de internet, que representan las referencias globalmente dispersas que construyen acumulativamente on-line un mundo especular subido a la red. El marco suspendido define un espacio donde ambas versiones de un lugar y un tiempo se encuentran; en vez de superponerse una sobre la otra, aquí se encuentran desde el lado opuesto, se encuentran una contra la otra, convergiendo en la delgada membrana de proyección.

Cierto carácter antropomórfico de los proyectores, apoyados en sus soportes, crea una resonancia con la práctica de las artistas, dos mentes creativas separadas que trabajan en contra y entre sí, cada una aportando su energía, ideas y perspectiva. brook & black han trabajado juntas desde 2003 y continúan negociando, creando y soñando obras que no hubieran querido ni podido crear por separado. En su trabajo a lo largo de los años brook & black exploran con frecuencia la interacción de lo físico y lo digital. A menudo yuxtaponen los elementos arquitectónicos, escultóricos y físicos con el vídeo, la proyección y el sonido, activando un espacio que permite al público hacer nuevas conexiones narrativas y emocionales.

Video